La realidad, es la que es

Esta frase es la que tantas veces nos han dicho para matar nuestros sueños, nuestros deseos.

Incita al conformismo, a someterse, a aguantar.

Pero es muy incierta esta frase.

En primer lugar, la realidad -la que sea que es- no la podemos tocar porque somos subjetivos, es decir, la percepción de esa realidad está sujeta a nuestras experiencias, creencias, temores... De manera que para cada uno es distinta, con matices determinantes.

Asi que podemos usar la frase de un sabio:

"La realidad puede ser la que es, o la que nosotros escogemos que sea"

Sí, "escogemos" es la palabra clave.

Porque la que construye, la que forma, nuestra realidad es la percepción que tenemos de ella. Como dije hace un instante, esta percepción depende de factores de nuestra persona y de nuestra historia. Digamos que esta experiencia, esta manera de ver o sentir la realidad es el filtro que le ponemos -como el óptico cuando nos mide la visión, con esas gafotas de metal que permiten que nos ponga diferentes lentes ante nuestros ojos- y lo hacemos de modo inconsciente, sin darnos cuenta.

Pero...podemos aprender a poner o quitar "filtros" de manera consciente, voluntaria.

Es entonces cuándo la percepción de nuestra realidad se ciñe a lo que hemos elegido con consciencia.

Podemos desear lo mejor pero esperar lo peor.

O podemos desear lo mejor, esperar lo mejor, y construir lo mejor.

Todo -y quiero decir todo- tiene aspectos magníficos, buenos, regulares, malos y catastróficos. Depende desde dónde lo miremos o sintamos, ese será el aspecto "real" que viviremos.

Como que el filtro para percibir lo elegimos nosotros...así pues la realidad será como nosotros la queramos.

Una gripe, puede ser percibida como un desastre en muchos niveles (salud, trabajo, contagio...) o bien como un tiempo -obligado- para darnos descanso, para no seguir insistiendo en algo que no funciona, para reflexionar, para alejarnos de lo que nos estresa.

Esta situación nos lleva a lo que en verdad nos frena para asumir que la realidad no existe para nosotros, que sólo existe nuestra realidad. Tenemos entonces que aceptar que la responsabilidad de todo lo que nos pasa es ciento por ciento...nuestra.

Esto cuesta mucho de "digerir". ¿Cómo que la responsabilidad es nuestra? ¡Yo no me he puesto enfermo a propósito!

No, claro que no te has puesto enfermo a propósito (o seguramente no) pero cómo vivas esa gripe, sí que depende de ti, al 100%.

Por esta (y otras razones) infinidad de personas creen que no pueden realizar sus deseos, y como dijo otro sabio: Si crees que tienes razón, tienes razón. Y si crees que no la tienes, también tienes razón.

Sin embargo, si estás decidida (o decidido) a cambiar esto en tu vida. Si quieres de verdad conseguir lo que deseas, sabe que sí que puedes.

No es inmediato, ni súper fácil, ni gratis, no. Cuesta un esfuerzo, un tiempo y un dinero, como todo en esta vida ¿no? Es un Universo de intercambio de energía. Contacta conmigo y hablamos, suscríbete a mi lista y tendrás toda la información que precisas. Cree en ti y en tu capacidad de crear.

Si te gusta el post, comparte ¡gracias!

Escribir comentario

Comentarios: 0